your shopping cart

  1. No hay productos en el carrito.
vestido de comunión

Se acercan fechas muy especiales para muchas familias, comienza la época de planear la primera comunión, bodas y eventos familiares.

 

Probablemente muchos de vosotros estéis organizando una de estas grandes celebraciones.

El proceso de organización que mejor conocemos, es el de la primera comunión.

 

Como bien sabemos, uno de los momentos más especiales es sin duda la elección del vestido de comunión.

Las pruebas del vestido y la elección de los complementos hacen que sea un proceso mágico que nos entusiasma hasta llegar al gran día.

Queremos que todo sea perfecto, tal y como lo habíamos planeado.

 

Pero amigos, no debemos olvidar que en toda celebración familiar, hay un río de espontaneidad, cariño y muestras de afecto que puede desembocar, inevitablemente, en el vestido de comunión.

 

Si, efectivamente, hablamos del achuchón de la abuela y su reparto de besos con carmín; el primito pequeño que fascinado con el traje coloca sus pringosas manitas en la falda; las carreras que se echan nuestros niños durante el banquete…

Todos esos gestos, que días después, derivan en una inevitable situación.

 

Tú , frente al vestido, con expresión de… ¿Y ahora cómo limpio yo esto?

 

Pues bien amigos, como las prisas no son buenas aliadas, vayamos por partes.

 

Lo primero que debemos hacer, es observar la etiqueta interior de la prenda.

En ella observaremos unos simbolitos, con los que tenemos que familiarizarnos.

Por lo general, en vestidos de comunión o moda de ceremonia infantil, estos son los más frecuentes:

vestido de comunión

 

-No lavar ni humedecer: La prenda requiere de limpieza en seco. Podemos probar con un ligero cepillado aunque lo recomendable es dejarla en manos de profesionales.

-Lavar a mano: Requiere de un lavado manual. Lo más indicado es sumergirla en agua fría o templada, sin superar los 30º, en la que previamente hemos disuelto un cubilete de detergente para prendas delicadas.

-No usar secadora: La secadora es la gran enemiga de las prendas delicadas. La fricción y el calor pueden destrozarlas.

-No utilizar lejías: Los productos clorados y lejías pueden deteriorar los tejidos delicados y causar manchas y cambios de tono, sobre todo en vestidos de comunión.

-Planchar a poca temperatura: No debemos exceder los 110º en el planchado, y siempre, a modo de prevención, colocaremos un paño entre la plancha y el tejido, para que el calor no se aplique directamente sobre la prenda.

-No planchar: Si en la etiqueta vemos este símbolo, aleja la plancha del vestido, de lo contrario puede quemarse o encogerse.

 

En caso de dudas, siempre aconsejamos acudir a un lugar de limpieza profesional.

 

Ahora que el vestido quedó perfecto, solo hay que meterlo en su funda y conservarlo como un bonito y preciado tesoro.

 

 

 

 

 

Instagram Hortensia Maeso

Catálogo comunión 2019

Share this Post!

About the Author : Hortensia Maeso


0 Comment

Send a Comment

Your email address will not be published.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar